Historia del Mahjong

El juego Héctor Escaso Gil 25 noviembre, 2014

En esta sección vamos a tratar de relatar brevemente la misteriosa historia del Mahjong. En este caso no hemos realizado una gran labor de investigación, ni hemos preguntado a los chinos más viejos de las tiendas de alimentación que pueblan los barrios de Madrid… Simplemente hemos buscado páginas por internet en las que hacen referencia a este juego, desde la siempre útil Wikipedia (aunque no sabemos si demasiado exacta), pasando por textos anónimos en páginas que hacen referencia al Shanghai (sí, ese juego de parejitas tipo solitario) y con esto hemos hecho nuestra propia historia. Esperamos que os guste y os sirva de pequeña introducción a este gran juego.

mahjong_antiguo

La historia del Mahjong, según algunas leyendas cuentan, se puede remontar a hace unos 4.000 años. Esto podría convertirlo en unos de los primeros juegos de la historia. Hay quien cuenta que en este tiempo eran los aristócratas chinos los únicos en el planeta que lo jugaban e incluso que mantenían las reglas en secreto para que lo campesinos no pudieran aprenderlo.  Otras leyendas lo relacionan directamente con el Oráculo utilizado por los adivinos chinos en sus predicciones. Cuando los astrónomos empezaron a registrar las progresiones del Sol, la Luna y los planetas, utilizaron un mecanismo sencillo, un tablero, para calcular las posiciones de los cuerpos celestes. El movimiento a través de los cielos se registraba moviendo unos contadores alrededor de las divisiones del tablero. Este, u otro parecido, es posiblemente también el origen de juegos muy difundidos, como el parchís, o la oca. Pero precisamente en el Mahjong resultan reconocibles algunos restos de este origen, como por ejemplo en el hecho de que los puntos cardinales se encuentren invertidos, ya que se trata de representar un mapa celeste, no terrestre, o que se repartan trece fichas, que son los meses del calendario lunar.

Confucio

Confucio

Otra leyenda data su creación en un tiempo más próximo, alrededor del año 500 a.C. a manos de Confucio. Según esta leyenda, las fichas de los tres dragones, Rojo, Verde y Blanco (en chino, literalmente centro, literalmente prosperidad y literalmente blanco), representarían las virtudes confucianas de benevolencia, sinceridad y piedad filial. El dragón Rojo haría referencia a China (literalmente País del Centro). También según esta leyenda, Confucio habría sido un enamorado de los pájaros, lo que explicaría el nombre de “gorrión” que también recibe el juego.

Un juego, más o menos emparentado con el actual Mahjong, fue inventado en la dinastía Tang, durante los años del reinado del emperador Tai Zong (626-649), para diversión de la casa imperial y la nobleza. Sin embargo, no hay evidencia de la existencia del Mahjong antes de la época de la Rebelión Taiping, a mediados del siglo XIX. El consenso general es que el juego fue desarrollado alrededor de 1850 basándose en juegos de cartas y de dominó ya existentes. Muchos historiadores creen que se basó en un juego de cartas llamado literalmente juego de hojas en tiras (esto es porque al principio las fichas eran de cartulina como los naipes actuales) de comienzos de la dinastía Ming. Este juego se jugaba con cuarenta cartas numeradas del 1 al 9 en cuatro palos diferentes más las fichas de primavera, de manera similar al actual Mahjong. Según algunos, el juego habría sido creado por oficiales del ejército durante la Rebelión Taiping para pasar el tiempo. Según otra teoría, habría sido creado por un noble que vivía en los alrededores de Shanghái entre 1870 y 1875. Otros creen que fue obra de dos hermanos que vivían en la ciudad de Ningpo.

Tai Zong

Tai Zong

Pero en realidad, el Mahjong tal y como lo conocemos hoy en día tiene una historia bastante más corta, pues se remonta a finales del siglo XIX, en los últimos años de la china imperial. De hecho, el objeto más antiguo identificable como una ficha de Mahjong data de 1880.

A comienzos del siglo XX el Mahjong no era muy conocido fuera de su región original. Sin embargo, cuando China se convirtió en República en 1911 se extendió rápidamente por la mayor parte del país y suplantó en popularidad al ajedrez. Los chinos fueron seleccionando gradualmente los elementos poco elegantes del juego e incorporaron algunos rituales en la metodología del juego que se han mantenido desde entonces. La mayoría de esos rituales transcurren al comienzo del juego y tienen que ver con el mezclado de fichas, la construcción de las cuatro paredes en un cuadrado (la formación de la muralla) y el reparto. Estas mejoras graduales, que nominalmente terminaron entre 1910 y 1920, generaron un juego de gran belleza matemática así como físicamente estético.

La primera vez que se hizo mención al Mahjong en una lengua distinta al chino fue en 1895, en un artículo del americano Stewart Culin. Stewart era un antropólogo que vivía en Taiwán y que en unos de sus artículos al relatar las costumbres e historia de la zona, mencionaba este singular juego como uno de los pasatiempos dominantes de la época.

Stewart Culin

Stewart Culin

El juego empezó a propagarse en primer lugar entre los occidentales que residían en Asia. Algunos ciudadanos británicos que vivían en ese momento en China lo jugaban en los cafés más cosmopolitas de Shanghái. Unos años más tarde, en la primera década del siglo XX, el Mahjong se exportó a Japón, donde se crearon los primeros clubes de Mahjong. En Estados Unidos el juego fue introducido a partir de 1920, ganando popularidad rápidamente y esparciéndose por todo el país. Debido a que las reglas venían del otro lado del océano y debían ser traducidas del chino, la mayoría de estadounidenses jugaban con las reglas que lograban entender e inventaban el resto. Como resultado se crearon varios tipos de reglas, y no fue hasta 1925 cuando las reglas fueron estandarizadas. Joseph Park Babcock, un representante de la Standard Oil Company, escribió un libro llamado Rules of Mahjong  (Reglas de Mahjong) que era conocido como “el libro rojo”. El juego desde ese momento tuvo un gran éxito en Inglaterra y Estados Unidos, donde se dio a conocer con nombres comerciales como “Pung Chow” o “Game of Thousand Intelligences”, formando parte de la moda por todo lo oriental. Era jugado sobre todo por mujeres. En los años treinta, en Estados Unidos, se hicieron varias revisiones de las reglas hasta que en 1937 se creó la “Liga Nacional de Mahjong” (National Mahjong League, NMJL) y se estandarizó el reglamento con el libro “Maajh: The American Version of the Ancient Chinese Game (Maajh: la versión americana del antiguo juego chino). Aunque en los años veinte había sido un juego aceptado por personas de todo tipo de razas, a partir de esta oficialización fue considerado como un juego judío, debido a que muchos de sus jugadores lo eran; e incluso la NMJL fue considerada como una organización judía. La versión occidental del juego es llamada “nuevo estilo”, aunque parece ser que el origen de estas modificaciones proviene de Pekín y Shanghái, por lo que a veces a este nuevo estilo se la denomina “estilo Shanghái”.

Joseph Babcock

Joseph Babcock

Hoy, el juego es muy popular en todo el mundo, jugándose en clubes y en plataformas online. A pesar de la locura que se dio en el primer cuarto del siglo XX y su posterior caída en el olvido en diversas partes del mundo, nunca perdió a sus adeptos. Durante el siglo XX, el juego se ha propagado por todo el mundo, con reglas particulares según la zona geográfica en la que se encontraba, pero sin perder nunca su esencia.

En la propia China, el Mahjong fue prohibido después de la revolución comunista de finales de 1940, ya que se le consideró como un pasatiempo capitalista que incitaba al juego. Hasta la Revolución Cultural casi 20 años después no se volvió a permitir el juego.

Sea como fuere, lo indudable es que actualmente la mayor parte de los jugadores se encuentran en Taiwán y Estados Unidos, debido a las décadas que estuvo prohibido en la China comunista. Sin embargo, con las reformas políticas emprendidas a principios de los años 90, el Mahjong ha pasado a ser considerado deporte oficial desde 1998 en la China continental y, aunque nunca dejó de jugarse en las casas, ahora vuelve a ser habitual la estampa de los jugadores de Mahjong en las calles de las poblaciones chinas. Junto con la despenalización de su práctica, el gobierno chino editó un reglamento oficial que es el que rige en los campeonatos mundiales oficiales, el primero de los cuales se celebró en Tokio en 2002. De esta forma, se ha pretendido recuperar un patrimonio cultural de China que estaba siendo usurpado por otras naciones asiáticas.

mahjong_calle

El Mahjong goza de una popularidad enorme en todo Asia, de modo que muchos países lo consideran su juego nacional. Existen muchas variantes adaptadas a cada país, como la japonesa, la coreana, la vietnamita o la filipina, y resulta normal que cualquier acto festivo, celebración, comida, o incluso negocio, acabe con unas partidas de Mahjong.

En Europa el juego goza de poca popularidad, siendo más conocida la variante tipo solitario que se juega por internet, el Shanghái. Aun así, tanto en Francia como en Holanda el juego es muy popular, e incluso se ha creado la European Mahjong Asociation que cada día cuenta con mayor número de Federados.

En España poco a poco el juego va ganando adeptos, aunque todavía podemos considerarlo como un juego de asociaciones y trastiendas. Por un lado las pocas asociaciones existentes en el territorio nacional intentan dar a conocer este gran juego luchando contra otros juegos de mesa muy de moda como el Póker, y contra el gran rival que son los videojuegos. Por otro lado, lo consideramos de trastienda por el número de ciudadanos chinos que tenemos en España, y que echan partidas clandestinas en las tiendas de alimentación, que como dijimos al comienzo del artículo, pueblan los barrios españoles.

Espero que este pequeño recorrido por la historia del Mahjong haya sido de su agrado, y sirva para que sigan profundizando en él si es que todavía no le conocen.

El juego

Volver arriba